Noticias

Científicos arrojan luz sobre cómo los humanos perdieron la cola

Una mutación genética pudo estar detrás de la desaparición de esta extremidad. Metro descubre qué hay detrás del estudio.

Evolución humana
Evolución humana (Hulton Archive/Getty Images)

Según la teoría de la evolución, los ancestros primates de los que evolucionaron los humanos tenían cola. Sin embargo, poco se sabe sobre cómo las perdimos. Un estudio, publicado por un equipo de científicos con sede en Nueva York, afirma haber acotado el suceso de la desaparición de esa extremidad en los humanos a una mutación genética específica.

PUBLICIDAD

Los investigadores sostienen que la mutación estuvo mediada por la adición de un corto segmento de ADN -conocido como elemento Alu- y es la razón por la que los humanos y los simios no tienen cola.

Para investigar la alteración genética, los expertos estudiaron el ADN de seis especies de simios sin cola y nueve especies de monos con cola. Los resultados revelaron una mutación compartida por los humanos y los simios sin cola en forma de un gen llamado TBXT.

Recomendados

“Aquí presentamos pruebas de que la evolución de la pérdida de la cola estuvo mediada por la inserción de un elemento Alu individual en el genoma del ancestro hominoide. Demostramos que este elemento Alu -insertado en un intrón del gen TBXT (también llamado T o Brachyury10-12)- se empareja con un elemento Alu ancestral vecino codificado en la orientación genómica inversa y conduce a un evento de splicing (empalme) alternativo específico de los hominoideos”, dice el artículo.

Para estudiar el efecto de este evento de splicing, los investigadores generaron un modelo de ratón que imita la expresión de los productos TBXT humanos y descubrieron que los ratones con este genotipo muestran una ausencia total de cola o una cola acortada.

También observaron que algunos ratones presentaban malformaciones embrionarias de la médula espinal parecidas a un defecto del tubo neural (defectos congénitos del cerebro, la columna vertebral y la médula espinal), que afecta a ∼1/1000 neonatos humanos.

Tras el descubrimiento, los expertos supusieron que la selección para la pérdida de la cola a lo largo del linaje de los hominoideos estaba asociada a un coste adaptativo de posibles defectos del tubo neural y que, por tanto, esta antigua compensación evolutiva puede seguir afectando a la salud humana en la actualidad.

Metro habló con Bo Xia, investigador del Centro Médico Langone de la NYU y autor principal del estudio, para saber más.

“El ser humano aún mantiene una estructura de “cola” en la etapa de aproximadamente 5-6 semanas, pero gradualmente desapareció en el desarrollo embrionario posterior”.

—  Bo Xia, investigador del Centro Médico Langone de la NYU.

25

millones de años atrás se produjo la pérdida de la cola.

Otros cambios durante la evolución humana

Además de perder la cola, los humanos han sufrido varios cambios que los han convertido en lo que son. He aquí algunos de ellos.

Manos más diestras

Un fragmento de ADN llamado HACNS1 se activa cuando se desarrollan nuestros brazos y manos. Se cree que ha influido en que tengamos unas manos inusualmente diestras que nos permiten crear herramientas.

Cerebros más grandes

A lo largo de la evolución, los cerebros de los humanos aumentaron de tamaño en comparación con sus antepasados, lo que dio lugar a una mayor capacidad de razonamiento e inteligencia.

La desaparición de los sacos de aire en las vías vocales

Todos los homínidos de gran tamaño tienen sacos de aire en las vías vocales que les permiten emitir fuertes bramidos. Pero los humanos los perdieron, lo que nos permitió producir diferentes sonidos vocales y, en consecuencia, hablar.

Caminar erguido

Uno de los cambios más importantes durante el éxito evolutivo de los humanos fue caminar erguido o sobre dos extremidades, lo que se consiguió tras varios cambios en la pelvis humana. Los investigadores sostienen que la marcha humana comenzó con el Homo erectus hace casi dos millones de años.

Entrevista

Bo Xia,

investigador del Centro Médico Langone de la NYU

P: ¿En qué momento de la historia los humanos tuvieron cola?

- Técnicamente, los “humanos” nunca tuvieron una cola externa. Este acontecimiento evolutivo ocurrió hace unos 25 millones de años, mucho antes de que el primer Homo sapiens existiera en la Tierra. No sabremos exactamente cuál era la función de la cola. Pero conocemos la función de la cola de nuestro primo lejano, el mono del viejo mundo. Podría ayudar a estos animales a mantener el equilibrio cuando se desplazan sobre los árboles.

P: ¿Por qué es importante saber cuándo los humanos perdieron la cola?

- La pérdida de la cola ocurrió hace unos 25 millones de años, cuando los hominoideos evolucionaron. Se trata de uno de los acontecimientos más destacados de nuestra historia evolutiva, que puede estar directamente relacionado con la forma en que nos adaptamos a los hábitats terrestres, a la postura erguida y posiblemente contribuyó a la evolución de la locomoción bípeda.

P: ¿Por qué perdimos la cola?

- No sabemos exactamente por qué, pero nuestra mejor conjetura es que la pérdida de la cola introdujo algún tipo de ventaja selectiva, como la relacionada con la postura erguida o la locomoción erguida.

P: ¿Qué efectos adversos podría haber tenido la pérdida de la cola en los humanos modernos?

- Especulamos que una posible contrapartida de la evolución de la pérdida de la cola son los defectos del tubo neural (DTN). La evolución de la pérdida de la cola puede dejar simultáneamente una mayor incidencia de los defectos del tubo neural, lo que puede explicar algunos de los casos actuales de defectos del tubo neural en los neonatos humanos. Sin embargo, esto es sólo una especulación nuestra, aún no confirmada experimentalmente.

Tags


Lo Último