Budi, un adorable bebé orangután, está en recuperación después de que un refugio de animales lo rescatara en Indonesia, según publicó CNN.

El animal de 15 meses de edad estaba al borde de la muerte después de vivir en una jaula para pollos y solo recibir leche condensada como alimento durante el primer año de vida.

Budi está mejor y ahora ya puede comer, caminar y trepar por su propia cuenta, aunque su crecimiento aún es lento debido a la malnutrición en extremo que tuvo.