LG G Flex fue uno de los primeros smartphones que resistían la presión y podían doblarse hasta cierto punto para, por ejemplo, colocarlo en el bolsillo trasero del pantalón.

Las pantallas flexibles parecen ser el futuro de los teléfonos inteligentes; al menos eso es lo que piensa la Universidad de Queens. Investigadores del Human Media Lab crearon un celular en el que los usuarios pueden interactuar de forma sencilla doblando su pantalla.

Cuando este teléfono se inclina a la derecha, las páginas son desplazadas a la izquierda; igual como lo haría un libro. Los usuarios pueden sentir la forma en que se mueve a través de sus dedos y permite una mejor navegación”, asegura Roel Vertegaal, director del proyecto.

"ReFlex", nombre del dispositivo, tiene una pantalla LG OLED flexible de 720 píxeles funcionado con el sistema operativo Android 4.4 KitKat. 

Vertegaal dice que los teléfonos flexibles estarán a la venta en cinco años, mientras llegan a las tiendas, en seguida pueden ver cómo funciona.