Durante la competencia final de Miss California USA, Chanelle Riggan, Miss Beverly Hills, salió a modelar y tuvo un accidente con su traje de baño.

Mientras desfilaba, la joven tuvo que reaccionar rápidamente cuando la parte superior del bañador se desabrochó y dejó sus senos al descubierto.

El público presente gritó sin control ante el accidente de ropa. No obstante, Riggan pudo retomar el control dentro de la difícil situación.

Resbaló sorprendida y casi cae al suelo, pero pudo coger el sostén de su bañador presionando los cordones traseros con su mano derecha.

Sin embargo, su esfuerzo no fue suficiente para ganar la corona. Tuvo que conformarse con el puesto de cuarta finalista.