Para darle mayor durabilidad a su smartphone insignia, Samsung modificó los materiales con los que fabrica el Samsung Galaxy S6 Edge, por lo que el aluminio y el cristal dominan la estructura. Por su parte, el iPhone 6 está hecho de aluminio y de vidrio resistente a rayones.

EverythingApplePro sabe que todos estamos expuestos a accidentes y en cualquier momento se podría caer el teléfono inteligente del bolsillo donde lo traen. Es por ello que decidieron realizar una serie de pruebas para conocer cuál es el dispositivo que más resiste a los daños.

En el video se puede observar que tanto el iPhone 6 como el Samsung Galaxy S6 Edge son dejados caer desde cerca de un metro de altura, sin aplicar ninguna fuerza extra y simulando lo que podría pasar en la vida real. Los resultados son diferentes en cada gadget y la resistencia depende del ángulo en el que cayeron y la parte que impactó primero con el suelo.

Por si eso no fue suficiente, de igual forma los dejan caer desde una altura de dos metros y, finalmente, un automóvil los embiste a gran velocidad para mostrar lo que sucede en casos extremos.

A continuación pueden observar las dolorosas pruebas al iPhone 6 y Samsung Galaxy S6 Edge.