Es imposible enojarte con tu gato o perro cuando interrumpe tu rutina de ejercicios. Muchos pueden continuar con la sesión de yoga aunque se suban encima de ellos, pero otros no pueden resistirse a esos "besos" en la cara.