Una bebé de un año y diez meses salvó la vida gracias a que fue diagnosticada a tiempo vía WhatsApp. Así es, la pequeña argentina tenía un cuadro severo de deshidratación y diarrea.

Cuando la enfermedad empeoró, ningún médico del hospital donde la atendieron acertaba con el diagnóstico, hasta que dos pediatras que estaban a más de 6 mil kilómetros de distancia, contestaron los mensajes del tío de la menor.

Liliana Doldán y Francisca Urrutia, ambas pediatras, pidieron a los padres que escribieran los síntomas y que mandaran fotos de la pequeña y de los análisis.

Así, las profesionales descubrieron que la niña tenía síndrome urémico hemolítico, una bacteria presente en alimentos o agua contaminados.

Nos contactamos por WhatsApp al principio, después nos comunicamos con los médicos”, contó Liliana Doldán al canal de noticias TN de Argentina.

En la galería de fotos podrán ver los memes detrás del "escribiendo" de WhatsApp.