Después del 13-N, (nombre oficial del atentado en la capital francesa, que dejó un saldo de 130 muertos y 300 heridos) las autoridades comienzan la búsqueda de los responsables. 

De acuerdo con "Forbes", revista estadounidense, en una de las redadas policiales en Bruselas se encontraron con una PlayStation 4, por lo que se tiene la sospecha de que la hayan utilizado los terroristas para comunicarse.

"Es más difícil hacer un seguimiento en una PS4 que en WhatsApp", así lo dijo Jan Jambon, Ministro de Interior en Bélgica, quien sostiene que los miembros del Estado Islámico habrían utilizado la videoconsola de Sony para hablar.

De momento, no existe una confirmación oficial, pero se cree que los terroristas se contactaron a través de voz en partidas online, o gracias a la función de comunicación de juegos específicos, etc.

En la galería de fotos podrán ver las ediciones especiales de esta consola para su reciente modelo PS4.