Aceptémoslo, preferimos tener estilo antes que estar cómodas. Sin embargo, y para que no sufras al caminar, te damos algunos consejos que te ayudarán a estar feliz sin perder el estilo y el comfort.

1. Asegúrate que estás usando la talla de zapato correcta

Tu pie cambia a través de los años, y muchas mujeres se quedan con el mismo número a lo largo de su vida. Una vez al año, mide tu pie, y cuando vayas a comprar zapatos también pide que te tomen el ancho y el largo.

2. Mientras más ancho el tacón, mejor

Evita a toda costa los tacones aguja, hacen que tu pie se tambalee. Algunas veces será necesario porque el vestido lo amerita, pero cambia esos tacones aguja que usas a diario por una opción más gruesa para mayor comodidad.

3. Usa cinta adhesiva

De acuerdo con expertos en moda, pegar con cinta tus dedos anular y del medio del pie es una idea legítima para calmar el dolor en los pies. ¿Por qué?, al parecer hay un nervio entre esos dos dedos que al atarlos no se agita y por eso no hay molestia.

4. Camina derecho

La postura es importante por muchas razones. No solo te hace ver bella y segura, también te ayuda a prevenir una pisada fuerte que puede hacer que los talones duelan aún más. Piensa en ti como una bailarina con una postura perfecta la próxima vez que estés usando tacones. Un pequeño salto antes de dar un paso más que un golpeteo pesado hace una diferencia enorme en tu caminar.

5. Obtienes lo que pagas

Lamentablemente, con los zapatos funciona de esta manera: mientras más económico sea el material con el que fue hecho el tacón y la suela, más dolor tendrás que soportar. El cuero genuino se adapta a la forma de tu pie y proporciona la flexibilidad que los zapatos hechos de plástico nunca lo harán.