En una época en la que estamos acostumbrados a la cámara del smartphone, la Polaroid Cube quiere hacer renacer de entre las cenizas a los gadgets exclusivos para fotografía.

Durante más de dos semanas probamos la Polaroid Cube, un pequeño dispositivo que cabe perfectamente en la palma de la mano y cuyo peso es apenas perceptible; ideal para llevarla a todos los lugares que se puedan imaginar.

Uno de los graves problemas a resaltar es que tendrán que tomar la imagen confiando en su intunción debido a que no tiene una pantalla ni una mira para enfocar su objetivo. Para sustituir ese problema, la cámara provee de una ángulo de visión de 124º logrando imágenes que son muy parecidas al efecto de "el ojo de pescado" abarcando gran parte de la toma.

En cuanto a su desempeño, las fotografías tienen una resolución de 5 megapixeles que, al no contar con zoom, se ven de buena manera y con gran cantidad de luz que se observa en las tomas. En cambio, grabar video se puede realizar a una resolución de 1920*1080 pixeles o 1280*720 pixeles a 30 fotogramas por segundo; de acuerdo a lo que requiera el usuario.

Requiere forzosamente una tarjeta microSD de hasta 32GB para almacenar fotos y videos; capturar fotos es sencillo aunque tardado (en comparación con un smartphone) y la batería puede llegar a grabar hasta 90 minutos, dependiendo de su uso. No resiste al agua pero es posible adquirir accesorios para una mejor experiencia, como la base para un trípode, soporte para casco y manubrio de una bicicleta, entre otros más.

Polaroid Cube está disponible en el mercado por 99.99 dólares en colores azul, negro y rojo.

En la galería de fotos pueden conocer a detalle este gadget de acción y les mostramos algunas imágenes tomadas con la Polaroid Cube.