Paulina Vega, la representante de Colombia que se coronó como Miss Universo el domingo, sufrió un accidente el pasado jueves cuando se quemó sus glúteos con una plancha de cabello. Sin embargo, el dolor no le impidió destacar y llevarse el premio por el que compitieron 87 candidatas más.

La colombiana compartía habitación con miss Puerto Rico. En Miss Universo no se admiten peluqueros ni maquilladores y las reinas tienen que arreglarse ellas misma. La representante de Puerto Rico dejó sobre la cama una de esas planchas calientes que se usan para el pelo, Paulina no la vio y se sentó encima sufriendo una quemada en su trasero.

Afortunadamente las quemaduras no fueron graves y Vega pudo tratarse la piel con cremas especiales para ello, y para disimular las lesiones en el desfile de traje de baño se le colocaron bases y muy pocos de los presentes lo notaron, porque además ella se aguantó el dolor con una sonrisa de oreja a oreja.