¿Te gusta quitarte los zapatos apenas llegas del trabajo? ¿Te pasas todo el fin de semana descalzo por tu casa?, pues ello tiene varias ventajas.

Entérate cuáles son los beneficios de caminar descalzo.

Caminar descalzo es un ejercicio más que tonificante para el cuerpo. Esto se debe a que nuestros pies tienen una gran cantidad de terminaciones nerviosas y muchos son los órganos que se benefician con esta actividad. 

Las caminatas de al menos 30 minutos son muy beneficiosas para la salud de las piernas.

¿Para qué es bueno andar descalzos?

Este hábito es mejor de lo que seguro piensas, sobre todo si nos quitamos el calzado en superficies naturales. El contacto con la naturaleza no tiene precio. Es preciso acercarnos cada vez más con la madre tierra y el color verde para estar más felices y relajados.

Caminar descalzo por algunas horas al día en una superficie limpia como es el interior de nuestra casa o nuestro patio tiene beneficios para la piel, nos ayuda a descansar de los zapatos ajustados y los tacones en el caso de las mujeres. Si caminamos en la arena fina, estaremos masajeando los pies, relajando los músculos y también liberándonos de impurezas.

Más beneficios de andar descalzo

  • Permite corregir los desequilibrios en los movimientos y fortalece músculos y huesos de los pies y los tobillos, logrando una mayor integración del organismo.
  • Da fuerza en los músculos de las caderas y las piernas, mejorando el equilibrio y la forma de andar, más ágilmente.
  • Ejerce una menor torsión articular al correr, por lo cual ayuda a los deportistas en sus performances.
  • Las fuerzas de rotación de las tres articulaciones incluidas en el mecanismo de correr son menores, evitando lesiones y tensiones en la rótula de la rodilla. Y también aumenta la fuerza de rotación interna en esta zona, mejorando el compartimento tibio-femoral.
  • Hace que tengamos una pisada diferente, más amortiguada que cuando usamos calzado, por ende nos cansamos menos y evitamos sobrecargas en algunos músculos. El pie se apoya en el talón en lugar de en la punta de los dedos. El impacto del peso del cuerpo está más repartido y se evitan lesiones. Esto es muy bueno para las mujeres que usan tacones muy altos, por ejemplo.