Michael Baker es un joven de 22 años que, desde hace mucho tiempo, ha sido fanático de Pokémon. Por ello a nadie le sorprendió que en cuanto saliera Pokémon Go en su país, Michael comenzara a jugarlo hasta el punto de volverse prácticamente adicto. 

Esto sucedió hace apenas unos días en Oregon, Estados Unidos. Baker jugaba Pokémon Go, cuando decidió salir a la 1:00 am para atrapar pokémones y comprar cerveza y papas.

Mientras caminaba, vio a un hombre y pensó que también estaba cazando pokémones. ¿Qué haría alguien solo a esa hora de la madrugada, sino jugar Pokémon Go?

Pero no. Cuando el joven se acercó a preguntarle si se encontraba jugando, el hombre lo atacó. Según declaraciones de Michael a "Kptv", nada le fue robado.

"Lo vi pasar y le pregunté si estaba jugando Pokémon Go. Él hizo cara cómo de '¿Qué?'. Supongo que quería una batalla pokémon, porque se abalanzó sobre mí con un cuchillo".  

El resultado de dicho ataque fue una herida relativamente grave que necesitaba algunos puntos. Pero el estadounidense fanático de Pokémon no estaba dispuesto a parar su búsqueda de criaturas virtuales por una nimiedad como ir al médico. 

Louis encontró un Squirtle en la línea de combate mientras lucha contra el Estado Islámico.

Louis encontró un Squirtle en la línea de combate mientras lucha contra el Estado Islámico.

Facebook

Foto:

Michael esperó hasta el día siguiente para recibir atención médica. "Ha pasado demasiado tiempo. Tengo que ser el primero en atraparlos todos", declaró el joven. 

Uno de sus amigos comentó en Facebook: "Eres un salvaje. Me alegra que estés bien". Michael respondió con un "Gracias. Simplemente debes de ser el mejor entrenador pokémon, ¿sabes?". 

Hasta el momento, la policía de Oregon no ha detenido al hombre que atacó a Michael Baker y no se conoce el por qué del ataque. 

Lo cierto es que, por lo que parece, al dicho "hombre misterioso" no le gusta jugar Pokémon Go y mucho menos que le pregunten por el mismo. 

Si ya juegan este juego, recuerden tener cuidado con los lugares que visitan y, sobre todo, con la gente con la que se encontrarán por la calle.