En una reciente entrevista que concedió al medio, la joven señaló que no se arrepiente de haber hecho el experimento ya que le gustó mostrar que ni las modelos son perfectas.

"Me siento mucho más segura ahora porque no estoy pretendiendo ser algo que no soy", añadió.

Desde el año pasado, la modelo Stina Sanders fue perdiendo seguidores por sus "verdaderas" fotografías.

De acuerdo con el diario "The Independent", la bloguera británica inició un experimento social que consistía en compartir en Instagram fotos reales sobre sí misma

Esas imágenes, como depilándose, el esmalte de uñas agrietado o el pelo sin lavar, mostraron una realidad que no agradó a sus seguidores, en total sumaron más de cinco mil los que abandonaron su cuenta de Instagram.

El experimentó concluyó hace poco, y aunque algunos fans dejaron de seguirla, ella logró mucha popularidad y con ello ha ido ganando nuevos fans.

Cuando inició el experimento llegó a 13 mil seguidores, 9 meses después ha logrado 127 mil.