Una nueva invención parece volver, siglos atrás, al enfriamiento por evaporación. Cool Brick, el invento de Ronald Rael, profesor asociado de Arquitectura de la Universidad de California, con sede en Berkeley, es considerada una alternativa amigable con el medioambiente a los sistemas de aire acondicionado eléctricos. Cada uno de los ladrillos 3D impresos, de una estructura hecha de cerámica, trabaja como una esponja, reteniendo agua en sus poros. Cuando el aire pasa a través de los ladrillos, el agua evaporada es absorbida y los ladrillos se enfrían en el proceso. La forma de los ladrillos está diseñada para mejorar su rendimiento protegiendo las paredes de la exposición al sol.

La idea de los ladrillos viene de los viajes en climas desérticos, donde las personas usan vasijas de cerámica para enfriar habitaciones, además de tener familiaridad con sistemas de enfriamiento. Hicimos una conexión entre estos conocimientos, lo que nos permitió sintetizar las tecnologías con impresiones en 3D.

Fueron diseñados para climas cálidos y áridos. Toda una pared o una abertura puede ser construida usando los ladrillos, ya que se fijan con facilidad en el mortero”, explica Rael. “En climas cálidos, una pared de Cool Bricks puede bajar la temperatura de un lugar sin usar electricidad para operar, como los aires acondicionados”, añade.

Cool Brick es un sustituto para el aire acondicionado. “Fue creado para usar sistemas energéticos bajos, pasivos, para enfriar en forma natural espacios sin electricidad en climas cálidos. Los ladrillos también pueden mantener las paredes exteriores bajo la sombra, lo que hace que esté fría”, afirma Rael.