A 9 mil 26 kilómetros de Lima existe una isla paradisiaca que vive en el futuro.
Y es que mientras lees esta nota, dicha isla coralina de aguas turquesa y vegetación abundante llamada Kiritimati, ya vive las primeras horas de 2015.

Kiritimati la isla coralina más grande del mundo, está en el océano Pacífico, al noreste de Australia, 232 km por encima de la línea ecuatorial, y tiene el privilegio de poseer el primer huso horario del planeta. Por consiguiente, es el primer lugar poblado que recibe el Año Nuevo.

Kiritimati es parte de un país insular llamado Kiribati, conformado por 33 islas corales diseminadas en un área de más de tres millones de kilómetros cuadrados.
En total, Kiribati tiene tres husos horarios, por lo que las celebraciones de Año Nuevo en dicho lugar del planeta resultan ser una experiencia más que entretenida.

Por ejemplo, para el recibimiento del emblemático 2000, las agencias de viajes ofrecieron tours en los que los visitantes abordaban una avioneta que los llevaba por todas las islas del archipiélago, partiendo de Kiritimati, para así celebrar la llegada del Año Nuevo en cada una de ellas.
Por tal motivo, las de Kiribati han sido rebautizadas como las “Islas del Milenio”.

Volviendo a Kiritimati, esta enorme isla coral, de más de 642 kilómetros cuadrados, tiene una población de apenas cinco mil 115 habitantes. Sin embargo, esa cifra puede llegar a duplicarse por la cantidad de turistas que buscan experimentar la sensación de ser los primeros en el mundo en recibir el año nuevo.

En cuanto a las celebraciones, las fiestas en Kiritimati están a la orden del día. En hoteles, bares y espacios públicos se organizan horas antes del Año Nuevo. Uno de los espectáculos visuales más atractivos se da cuando, luego de recibido el año en Kiritimati, las otras islas celebran casi en posta con pomposos fuegos artificiales. Pueden apreciarse a simple vista cuán cerca están.

Alarma: en peligro de desaparecer

Desde hace unos años, los cientificos advierten de que este archipiélago quedará sumergido bajo el mar cerca del año 2070, debido al aumento de nivel de las aguas causado por el calentamiento global. De hecho, ya han desaparecido dos de los atolones del archipiélago. Ante esta situación, las autoridades de Kiribati estudian la posibilidad de trasladar a toda su población a Fiyi.

Así, han propuesto la compra de una zona de 20 kilómetros cuadrados de extensión en la mayor y más montañosa de las islas del archipiélago de Fiyi, Viti Levu, para alojar allí a 103 mil kiribatianos.
Estamos ante quizás el mejor lugar del mundo para esconderse. Y si bien no es un destino al alcance de todos los viajeros, la inversión vale la pena por dos razones: ser los primeros en ver aparecer el Año Nuevo y, además, pisar un lugar que corre peligro de desaparecer de la faz de la tierra.