Paul Houle, un chico de 17 años, descubrió un problema de salud gracias a su Apple Watch. 

La historia comienza el día que Paul notó en su reloj inteligente 145 pulsaciones por minuto durante el entrenamiento de fútbol americano. Después de esta actividad, el muchacho empezó a sufrir problemas para respirar lo que provocó que sus rodillas fallaran.

El entrenador confirmó manualmente las mediciones del Apple Watch por lo que decidieron llevarlo al hospital donde Houle recibió una mala noticia. Los médicos le diagnosticaron rabdomiolisis, una enfermedad que hace que los músculos estriados se “desintegren” y esto produzca la entrada en el riego sanguíneo de sustancias peligrosas para el cuerpo que pueden causar graves daños a los riñones.

De no haber notado la información en su reloj y seguir entrenando, los médicos le dijeron al adolescente que pudo haber muerto al siguiente día.

En la galería de fotos les presentamos más historias con el Apple Watch como protagonista. Para leer la información desde un "smartphone" o "tablet", seleccionen “ampliar galería” y después “mostrar texto”.