Ranchitos del Quetzal es una reserva natural autosostenible de la cual se encarga la señorita Edna Álvarez y quien fue antecedida por su abuelo, Julio Álvarez Ponce y por su padre, Julio Álvarez Arrué, quienes visionaron aquel estupendo lugar como un "oasis para los quetzales".

Edna comentó a Publinews "hemos estado monitoreando un período de más o menos un año y medio y la temperatura ha variado 2 grados hacia arriba, lo cual ha ocasionado que el período de floración de los árboles no es el mismo y por tanto toda la flora y fauna ha tenido que ir cambiando junto con el clima".

Edna Álvarez

Oliver de Ros

Foto:

"El quetzal comía algunos frutos, ahora son 19 árboles de los que se alimenta. El período de floración de los árboles no ha sido el mismo y entonces ha tenido que buscar otro mecanismo de alimentarse", indicó Álvarez.

Las anteriores poblaciones de quetzales tenían cierta conectividad con Cobán y la Sierra de las Minas, por ejemplo, aunque lamentablemente no existe un mapeo sobre ello. Esta falta de migración ha ocasionado que las poblaciones se reproduzcan entre ellos mismos, lo cual podría tener consecuencias o desgaste genético.

Quetzal

Archivo

Foto:

"La misma deforestación ha ocasionado que la temperatura vaya siendo más elevada todavía y el bosque se ha hecho más pequeñito. Ante esto se asume entonces que podría haber consecuencias catastróficas", indicó Edna Álvarez.