La guerra contra las drogas es un fracaso, las drogas han ganado”. Esto es lo que piensa Martin Burke, investigador de la Universidad de Illinois, en Estados Unidos, quien es autor de un interesante estudio sobre lo que puede hacer la impresora 3D en el ámbito de la química.

Sintetizar de manera sencilla compuestos complejos y al mismo tiempo depurarlos, es una realidad que ha descubierto este investigador gracias a experimentos con este tipo de impresoras.

Este trabajo revela lo posible que resulta crear casi cualquier compuesto químico mediante esta tecnología, lo que expone un mar de opciones, iniciando por acortar los tiempos y traslados por conseguir algún tipo de sustancia. El científico expresa en el artículo lo imposible que resultaría asegurar los beneficios de comprobarse la síntesis molecular inmediata para la sociedad.

El estudio, publicado en la reivista Science, atañe muchos campos culturales, sociales y económicos. Uno de ellos es la creación de drogas sintéticas.

Ante un escenario con la tecnología suficiente para que cualquiera se haga de drogas, lo recomendable en el futuro de América Latina será adoptar medidas de países como Nueva Zelanda y Portugal, que abordan la despenalización de los medicamentos y el tratamiento de la drogadicción como una adicción más.

Por ahora disfruten de nuestra galería sobre las bondades que la impresión en 3D nos ofrece.