El centro especializado Ebenezer Animal Hospital, en California, recibió un terrible caso que ha impactado al mundo entero.

Brody, un cachorro de ocho semanas estuvo en estado crítico ya que recibió 18 balazos de un arma de balines, que lo dejarán con marcas de por vida.

Alicia Schwartz publicó en sus redes sociales el hecho, ocurrido el pasado 21 de febrero.

 De acuerdo a su publicación, la policía local fue quien actuó con eficacia para salvar la vida del cachorro, del terrible acto perpetrado por menores.