Con tal de conseguir dispositivos más baratos, algunas personas tratan de adquirir smartphones en países diferentes al suyo para uso personal o revenderlos, pero sin pagar impuestos a su regreso.

De acuerdo con información del sitio oriental Sina, un hombre fue detenido en Futian Port, una aduana en la frontera entre Hong Kong y China, debido a que "atrajo la atención" de los agentes de inmigración. Según fuentes citadas, "el equipaje del pasajero era muy simple" con tan solo dos bolsas de plástico, pero "su extraña postura al caminar, rigidez en las articulaciones, tensión muscular" fue motivo para que lo detuvieron.

Al momento de hacerlo pasar por un arco detector de metal, la policía local encontró al sujeto con 94 iPhones pegados al cuerpo con bolsas de plástico y cinta adhesiva.

En la galería de fotos pueden observar al hombre que intentaba pasar 94 iPhones de forma ilegal a China, además de otros métodos que usan los contrabandistas para ingresar smartphones de Apple al país asiático.