Usando la necesidad del hombre por conocer personas y encontrar pareja, un programador californiano desarrolló una idea muy sencilla que puso frente a frente a hombres heterosexuales exponiendo sus dotes de “Don Juan”.

Patrick”, como lo llama el sitio de noticias tecnológicas “The Verge”, creó un robot virtual para controlar un perfil femenino falso en Tinder. ¿Cómo lo hizo? alterando la API de esta aplicación, lo que causó una ola conversaciones con muchos hombres con los que “macheó” el perfil falso.

Según el mismo diario, “Patrick” aseguró que la idea principal del experimento era darle una cucharada de su propia medicina a los hombres, usando las mismas estrategias para ligar y saber cómo reaccionarían ante un lenguaje directo.

Algunas de las charlas que entabló este hacker resultan muy graciosas, otras bastante ingenuas. La conclusión del ensayo social fue que los hombres son nada sutiles a la hora del cortejo. La verdadera identidad de “Patrick” es un misterio porque, además de comprobar lo inexpertos que somos los hombres en estos temas, puso en evidencia la vulnerabilidad de Tinder, así lo confirma el sitio web estadounidense.

¿Ustedes qué piensan? ¿Caerían en esta trampa?

En la galería tenemos para ustedes algunos otros famosos experimentos sociales.