Filmar una película de forma profesional puede requerir una inversiones de varios miles de dólares, pero para estos cineastas únicamente fue indispensable un smartphone.

"Tangerine", película que aborda la vida de sexo servidoras transexuales que trabajan en una zona no tan glamurosa de Hollywood y que actualmente se exhibe en el prestigioso Festival de Sundance, fue grabada casi en su totalidad en un iPhone 5s, sí, ese que muchos de ustedes solamente usan para mandar mensajes en WhatsApp.

Sean Baker, director y productor de la cinta, dijo al portal The Verge que "fue sorprendentemente fácil" hacer la filmación debido a que únicamente necesitaron cuatro cosas esenciales: tres iPhone 5s, una aplicación llamada Film Pro (para lograr un control detallado de las escenas), un steady cam (con la finalidad de evitar la inestabilidad al tomar el dispositivo con la mano) y unos lentes prototipo llamados Moondog Labs (vitales para lograr que la película luzca perfecto en una pantalla grande).

De acuerdo con Baker, emplear un iPhone se debió al bajo presupuesto que tenían y, aunque el elenco pensaba que no funcionaría, todos quedaron impresionados con el resultado final. Según indicó James Ransone, uno de los protagonistas, a pesar de tener un smartphone de Apple, "todavía necesitan saber cómo funciona la edición, el sonido, la cámara", por lo que "no se puede salir y filmar".