Molly Bair  era la niña fea de la clase, sus compañeros la llamaban "niña rata", "alien" y "mantis religiosa".

Agencias

Foto:

Después de toda una vida de sentirse poco agraciada, se convirtió en la estrella de los casting de al menos 35 marcas de moda, modelando en Nueva York, Milán, Londres y París.

El año pasado, mientras estaba en un súpermercado, fue descubierta por un cazatalentos de la agencia The Society Management, que la fichó para convertirla en una modelo de pasarela.

Opinión

Creo que ser modelo me ha abierto los ojos respecto de la belleza en general. Pienso que la belleza real proviene de lo único. Tenemos que dejar de pensar que todos tenemos que tener la piel o las pestañas perfectas. Ser feliz y estar seguro de uno mismo es genial.

Con tan solo 17 años, ya ha trabajado con Chanel, Dior, Prada y Loewe. La chica "alien" se ha robado las cámaras por su exótica belleza.