Sarah Stage, la polémica modelo que publicaba fotografías cuando estaba embarazada y luciendo un abdomen marcado, mostró como se ve en lencería solo cinco días después de dar a luz.

La modelo contó que durante su embarazo, subió 28 libras y que esperaba recuperar su figura con un régimen de entrenamiento de cinco semanas.

Stage generó muchas críticas en las redes sociales porque priorizaba su físico antes que la salud de su hijo. Sin embargo, demostró que dio a luz a un bebé muy sano y de buen peso.