En el mundo de hoy, entre tantos datos, informaciones, estímulos visuales y avances, la distinción es parte esencial si un producto tecnológico quiere sobrevivir en el mercado.

Y muchas veces esta labor recae, sobre todo, en el logo de la marca. Sencillamente es el rostro de la empresa, el gancho que alude a las características y valores de lo que se ofrece.

Algunas compañías llaman mucho la atención cuando cambian su emblema de manera drástica, con el fin de una renovación absoluta; otras prefieren la discreción como forma de modernizarse. Un ejemplo claro es Facebook, que recientemente modificó mínimamente la tipografía de su logo.

Pese a lo que pueden pensar, este tipo de cambios minúsculos resultan funcionales según los expertos, ya que pueden provocar un cambio significativo en la percepción del público.

En la galería de fotos les mostramos ejemplos de los imperceptibles (pero productivos) cambios en las marcas tecnológicas. Para leer la información desde un "smartphone" o "tablet", seleccionen “ampliar galería” y después “mostrar texto”.