La polémica por el excesivo uso del retoque fotográfico en el mundo de la moda ha sido tema de debate durante el 2014 y sigue siéndolo este 2015.

Ante la controversia, muchas celebridades han optado por posicionarse públicamente en contra del abuso del Photoshop.

Kate Winslet, Keira Knightley o Lorde son algunas de las famosas que encabezan esta crítica, a la que se une ahora Kate Moss. La modelo se sumó a esta revolución y posó para Vogue Italia en una sesión libre de cualquier mejora digital.

Con un aspecto muy natural, y prácticamente libre de maquillaje, la top ha querido ensalzar la belleza real en la edición de enero de la revista italiana. Las fotografías, aún ser en blanco y negro, dejan ver algunas de las imperfecciones de su piel, así como los signos de la edad consecuentes de sus 40 años.

El reportaje es obra del fotógrafo Peter Lindberg, uno de los más reputados en el mundo de la moda, quien ha querido rescatar la imagen de Kate Moss en los 90, en la década de su debut.