Según un nuevo estudio realizado por la Escuela de Salud Pública de Harvard las personas que hicieron 20 minutos de entrenamiento con pesas ganaron menos grasa alrededor del abdomen que aquellos que pasaron la misma cantidad de tiempo en cardio.

A medida que envejeces, tu masa muscular por lo general disminuye mientras aumenta la grasa. Y las mujeres, en particular, suelen acumular en su vientre esta grasa con la edad debido a la disminución de los niveles de estrógeno.

Los investigadores siguieron los patrones de entrenamiento y aumento de peso de los hombres de 40 años de edad por más de 12 años y encontraron que los que se ejercitaron con máquinas por al menos 20 minutos todos los días no ganaron ese terrible rollito en la cintura en comparación con los hombres que pasaron la misma cantidad de tiempo haciendo ejercicio aeróbico.

El mecanismo funciona en ambos sexos por igual: El entrenamiento de fuerza provoca un mayor consumo de exceso de oxígeno tras el ejercicio que el cardio por sí solo, lo que significa que tu cuerpo sigue quemando calorías hasta por 48 horas después de levantar pesas. Y si bien el estudio se centró en los entrenamientos diarios, no tienes que ser un adicto al gimnasio para ver los beneficios: la gente debe trabajar todos los grupos de músculos al menos una vez por semana, y entremezclar actividad aeróbica en otros días, sugiere Mekary, investigador de Harvard.