Desde que Facebook es parte de la vida de la gente el mundo ha cambiado. Algunos podrán decir que para bien, otros lo contrario. Sin embargo, solo una cosa es cierta: llegó para quedarse.

Uno de los efectos que trajo esta red –y las redes sociales en general– es la adicción a la web. Pese a los claros síntomas que exponen los individuos, la "adicción a Internet" no se encuentra en el DSM (manual más utilizado para el diagnóstico de desórdenes mentales editado por la Asociación Americana de Psiquiatría y Psicología).

1.- Tomar foto de todo, en todo momento. Este síntoma hace que los adictos a Facebook no disfruten su vida en el instante.

2.- Registrar cada paso de su vida como un post. La ubicación, el lugar que visitaron hace unas horas, sus sentimientos, etcétera, etcétera.

3.- Compartir cualquier enlace sin cuesionamientos o incluso sin siquiera abrirlos.

4.- Revisan cada cinco minutos si tienen algún comentario, mensaje o "me gusta".

5.- Prefieren la vida virtual que la real.

6.- Están obsesionados por el "like". Quieren ser los primeros en presionar el botón en las publicaciones.

7.- Quieren todo inmediato. No tienen tiempos muertos, para pensar en lo bonito que se ve el cielo.

8.- Sienten estrés por decidir qué poner en su muro. Repasan bien su elección para no defraudar a su seguidores (o a ellos mismos).

9.- Siempre están en línea. Ni siquiera en el baño dejan de revisar su "inbox".

10.- Solo quieren ver lo feliz o lo infeliz que la gente es en sus perfiles (qué comen, cuánto viajan, sus fiestas, sus propiedades, sus amores y desamores)