Jacobo llegó al Cuerpo Oficial de Bomberos de Bogotá hace 7 años. Este viernes varios medios locales han dedicado un espacio especial a este héroe de cuatro patas.
 
Varias veces, Jacobo se había enfrentado a la muerte para salvarle la vida a los habitantes de esa ciudad, pero en esta ocasión se encontró con su destino final, con las honras que todo socorrista merece.
 
Jacobo era el único canino certificado internacionalmente para desempeñarse como perro de búsqueda en catástrofes, y el elegido por el equipo para integrar los programas dirigidos a niños con síndrome de Down, según el diario El Comercio.

El héroe canino tenía un tumor en el hígado lo cual había deteriorado su calidad de vida; sin embargo, los últimos 15 días, Jacobo vivió su peor momento, por lo que era necesario sedarlo hasta la muerte.