Madeline Stuart, de 18 años, se involucró en el mundo del modelaje para cambiar los cánones y estereotipos de belleza al considerar su enfermedad como un “regalo”, declaró en una entrevista en el diario "Mirror".

La joven australiana quiere que la gente sepa que tener Síndrome de Down es una “bendición”.

La chica vive con su madre y ha comenzado la carrera que tanto había soñado. Para eso empezó una dieta y ejercicios y ya ha bajado más de 30 libras. Hace unas semanas debutó como modelo y su nombre se va conociendo en las redes sociales.

Además de la moda, a la joven le encanta la gimnasia, le encanta bailar, el baloncesto y ser animadora.