Valery Levitin, es una mujer rusa que de ser una chica normal, se convirtió en una “momia viviente”, pesa 25 kilogramos y su propia madre la llama, “cadáver viviente”.

Desde pequeña comenzó con una dieta que a estas alturas ha provocado que la mujer no pueda distinguir el sabor de los alimentos, ha tratado de buscar ayuda, pero no ha sido fácil, apenas cuenta con fuerzas para acudir por su pago del seguro de desempleo.

Apareció en un show ruso para hablar de sus problemas y alertar a los jóvenes que están pasando por el mismo problema.

“He recibido correos electrónicos de jóvenes que quieren que les enseñe a ser como yo. Todas las cartas son de mujeres que rondan los 20 y que me ven como una inspiración. Es por ello que llevo a cabo una campaña contra la anorexia. No les enseñaré como morir. No es un juego, no es una broma, es su vida”, explicabó Valery.

Valeria ahora es líder de una campaña internacional contra los desórdenes alimenticios, como la anorexia y bulimia.