Dolce & Gabbana presentó en la cuarta jornada de la Semana de la Moda Femenina de Milán una colección dedicada a la "mamma" italiana, inspirada en los años sesenta, con bordados con frases de amor a la madre, garabatos infantiles y, sobre todo, muchas rosas rojas sobre la pasarela.

Las madres con sus hijos fueron las protagonistas, posando como fondo de la pasarela, pero también las modelos desfilaron con sus pequeños e incluso una de las musas de la pareja de diseñadores, Bianca Balti, lució su embarazo de seis meses.

En la primera parte del desfile, los diseñadores propuieron vestidos cortos típicos de los años sesenta de colores pastel azules y rosas, algunos de ellos decorados con en oro y rojo con enormes rosas.

Las rosas fueron el elemento en común de toda la colección también en sus vestidos de encaje y en sus faldas de vuelo.

Algunas de las camisas y vestidos estaban decoradas con la frase: “Te quiero mama” en francés y en italiano y acompañados con bordados que recordaban los diseños infantiles e inocentes: casas, arboles, niños.

Al final de la pasarela, las “mamás” de Dolce & Gabbana desfilaron con vestidos negros de todas las formas y tejidos posibles, en un homenaje a las mujeres de la Italia.