La nueva cafetera Eiffel 2000, creación de Dutch Lab, está inspirada en la famosa torre.

La compañía afirma que imitió la estructura y las complejidades del símbolo de la ciudad de París. Los diseñadores además de preocuparse por la estética, utilizaron un método llamado “goteo frío”, el cual no necesita de electricidad ni de agua caliente para funcionar.

Tres frascos alineados verticalmente y la fuerza de la gravedad permite que el agua corra a través de ellos. El agua comienza en la parte superior y poco a poco se filtra en un matraz inferior que contiene tierra. A medida que el líquido y el café se combinan, culminan en la esfera de cristal inferior.