Sin duda, estos son algunos de los tatuajes más dolorosos, aunque la oreja es una de las áreas con menos sensibilidad del cuerpo.