La modelo y exestrella de Big Brother, Megan McKenna, no teme mostrar de más; sin embargo, ayer fue un poco lejos.

La joven de 23 años, quien el viernes se convirtió en la cuarta eliminada del reality show, regaló una toma a los fotógrafos de su parte trasera al salir de "The Electric Ballroom".

Megan hace alarde de su bella figura y esta vez usó un mini vestido que no dejó nada a la imaginación.

La bella modelo ha estado de fiesta desde que salió de los estudios CBB.