A finales de los setenta, la firma japonesa Nintendo contrató a un joven diseñador industrial y aficionado al manga llamado Shigeru Miyamoto, quien se convirtió en el padre de Mario Bros.

Al poco tiempo de entrar, a Miyamoto le encargaron su primer proyecto: diseñar una máquina arcade para el público estadounidense. Así nació "Donkey Kong" que, creado por el mismo diseñador, salió a la venta en 1981.

Su protagonista, "Jumpman", un carpintero barrigón y bigotudo, debía salvar a su amada "Pauline" de las garras de un feroz gorila. El videojuego vendió 60 mil unidades, batiendo sólo en la primera semana todos los récords de recaudación.

"Descubrí que aquello era algo muy especial. Me sentía como un artista de animación que usa pinceles y papel para crear mundos animados e introducir en ellos a la gente", dijo Miyamoto en un comunicado emitido por Nintendo.

Desde ese momento y hasta la fecha, ese personaje ha quedado grabado en todas la generaciones desde el momento que cambió su nombre por uno más universal: "Super Mario Bros", que este 13 de septiembre cumple 30 años de vida desde que salió a a venta el primer videojuego con este título.

"Tuve mucha suerte de que un personaje, que más tarde se llamó 'Mario', naciera en ese juego y que crear videojuegos se haya convertido en mi rol permanente en la compañía", agregó.

En la galería de fotos les presentamos 10 datos curiosos de este videojuego. Para leer la información desde un "smartphone" o "tablet", seleccionen “ampliar galería” y después “mostrar texto”.