Un nuevo problema de seguridad en la web ha puesto en alerta a usuarios con la finalidad de evitar el robo de datos personales.

David Leo, investigador de seguridad informática de la compañía británica Deusen, descubrió una falla de seguridad en Internet Explorer, el famoso navegador de Microsoft. De acuerdo con sus investigaciones, este permite el robo de información confidencial sin que los usuarios se den cuenta de ello y, por lo tanto, no pueden defenderse ni denunciar el hecho ante las autoridades correspondientes.

Denominado como XSS Zero Day, puede crear enlaces maliciosos que engañan al usuario para que acceda a un sitio web real (como su entidad bancaria, oficina de gobierno, etcétera), mismo que fue modificado anteriormente por los hackers para mostrar un formulario falso con el que pueden robar sus contraseñas, reunir cookies o claves de acceso.

Según ha comentado, el problema afecta principalmente las versiones 10 y 11 del navegador Internet Explorer, así como el nuevo procesador Spartan, el cual se encuentra en una fase de prueba. A pesar de que Microsoft conoce del problema desde el pasado 13 de octubre, el parche para evitar el inconveniente sigue sin estar disponible.

El investigador recomienda no abrir Internet Explorer hasta nuevo aviso y optar por navegadores como Chrome, Safari o Firefox. En la galería pueden conocer otros problemas de seguridad en Internet.