El abuso de alcohol causa más de tres millones de fallecimientos en el mundo, según datos recabados por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Un nuevo estudio ha vinculado las horas laborales con el consumo de alcohol, hasta el punto de que afirma que los empleados que trabajan más de 48 horas por semana son más propensos a beber en exceso frente a los que trabajan durante una semana estándar.

Aunque el alcohol puede ayudar a aliviar el estrés de trabajar durante largos periodos de tiempo, el consumo de riesgo también está vinculado con dificultades en el lugar de trabajo, incluyendo el aumento de baja por enfermedad, malos resultados, deterioro de la toma de decisiones y lesiones profesionales.

Mientras el abuso de bebidas alcohólicas aumenta el riesgo de problemas de salud adversos, incluyendo enfermedades del hígado, cáncer, derrame cerebral, enfermedad coronaria y trastornos mentales.

Marianna Virtanen, del Instituto Finlandés de Salud Ocupacional, y sus colegas realizaron un análisis sistemático sobre la asociación entre largas horas de trabajo y el consumo de alcohol.

Estudiaron a  333 mil 693 personas de 14 países, y encontraron que más horas de trabajo aumentan un 11 por ciento la probabilidad de un mayor consumo de alcohol.