Un estudio realizado por la Universidad de Pensilvania, en Estados Unidos, señala que se debe tener precaución cuando se bebe agua fría, ya que si hay antecedentes de problemas cardiacos se corre el riesgo para que se presente un paro cadio respiratorio.

Es bueno tomar agua

Consumirla en el día es saludable y ayuda a el funcionamiento del cuerpo, pero es importante cuidar la temperatura para evitar efectos secundarios en el organismo.

Los problemas

Los especialistas dicen que beber agua helada después de cada comida solidificará la materia aceitosa que se acaba de consumir, lo que retrasará la digestión.

"Cuando se toma o ingiere algún alimento, al entrar al organismo automáticamente el mismo lo comienza a modificar en relación a la temperatura, lógicamente al tomar agua fría parte de algunas grasas se quedan solidificadas o pegadas en ciertas partes de los vasos, que al estar saturados de grasa, hacen más difícil su absorción", informó Thomas Penn, uno de los investigadores.

Cuando una persona se encuentra en proceso de deshidratación y pretende recuperar líquidos de manera rápida, beber agua fría puede llegar a producir un problema cardíaco.

"Existe una contracción de órganos de la zona de la garganta, estómago, respiratorios y cardíacos y por consiguiente, por un reflejo vagal se producen contracciones que pueden estimular al corazón para que éste provoque un paro cardio respiratorio", afirmó Penn.

Lo mejor es tomarla templada para evitar problemas en la salud, recomienda la investigación.