La llegada de la Navidad conlleva para la población una alteración en la rutina profesional y familiar, pero sobre todo en los hábitos alimenticios.

La comida navideña en sí misma no tiene mucho valor calórico, ya que suelen ser menús compuestos; sin embargo, son los aperitivos y las bebidas que acompañan a la cena, además de los postres propios de esta época.

Según un estudio del Grupo NC Salud, de España, las personas ganan entre cuatro a 12 libras en estas semanas.

La investigación reveló que , en promedio, los hombres aumentan de peso alrededor de nueve libras, mientras que las mujeres suben de tres a cinco libras. 

El estudio se levó a cabo durante cinco años y concluye que los hombres tienen más facilidad para desprenderse de los kilos extra y que el aumento en ambos sexos obedece al alto consumo de bebidas alcohólicas, azúcares y grasas durante el maratón de celebraciones.