En un principio se pensaba que el peso era solo un indicador de buena salud. Ahora, un nuevo estudio realizado por la Universidad Northwester, en Estados Unidos, confirmó que el peso de los recién nacidos marca la diferencia en su futuro académico, ya que tienen mejor desempeño en la escuela. 

Los especialistas de esta investigación analizaron los datos de más de 1.3 millones de niños y cerca de 15,000 pares de gemelos desde su nacimiento hasta la secundaria, descubriendo que “una gestación más larga y el aumento de peso asociados son buenos” para su desarrollo posterior del ser humano ya que “un niño que ha nacido sano no necesariamente tiene un cerebro completamente formado”, explica David Figlio, coautor del estudio, según recoge el sitio muyinteresante.es

Estos resultados han sido evidenciados incluso entre gemelos: el que más pesa de los dos obtiene mejores calificaciones académicas, independientemente de la calidad del colegio, de su raza, nivel socioeconómico, la educación materna o las experiencias familiares.

No obstante, los científicos también exponen que “el peso al nacer no sella el destino de un niño”.