Las modelos comen. Y no, no siempre son solo manzanas o papel, como muestran las historias de horror que a veces muestran serios desórdenes alimenticios. La mayoría se alimenta y muy bien. Incluso comen pizzas, hamburguesas y toda clase de comida "chatarra".

En Instagram se ha visto la rutina de muchas de ellas. Karlie Kloss come galletas y huevos de cilantro, coco, aguacate (palta) y salmón. 

Instagram

Foto:

Instagram

Foto:

Instagram

Foto:

O vean a Miranda Kerr comiendo hamburguesas y papas fritas : 

Esta es Candice Swanepoel comiendo pizza: 

Instagram

Foto:

Generalmente, en Semanas de Moda, las modelos viven tan estresadas que suelen comer poco. Muchas de ellas suelen romper sus hábitos alimenticios regulares por el ritmo tan frenético. Y aunque les ofrecen comida, no suele ser la que consumen todos los días. Por ejemplo, les ofrecen dulces como a cualquier persona.

En una semana de la moda pequeña como Intermoda, en Guadalajara, las modelos suelen relajarse un poco más allá de sus exclusivas dietas. Muchas afirman comer pizzas y hamburguesas, sin privarse de nada. 

"Solo tengo 19 años. Comencé a modelar desde la preparatoria y no tengo una dieta establecida, pero trato de comer saludable por mi piel y el cabello. Hay que tenerlos hidratados. Sí es difícil, por los tiempos ir y sentarnos a comer. Tomamos mucha agua, comemos verduras y carne", afirma Paola, una de las modelos más jóvenes, que lleva dos años. Fernanda, de 21 años, también tiene una dieta estricta. Afirma también comer de todo "pero no en exceso".

"Yo como todo tipo de alimentos todo el tiempo. Lo hago con moderación, pero no me privo de nada", afirma Natalia, otra modelo.

A muchas se les ve con bowls de ensalada y atún, pero eso no quiere decir que esa sea su única comida. De hecho, muchas otras afirman que comen con absoluta normalidad y que solamente en eventos maratónicos se las arreglan para comer "lo que sea". 

Por supuesto, todas ellas compensan esto con extenuantes y diversas rutinas de ejercicio. Pilates, cardio, jogging y otras actividades que siguen religiosamente para no subir un solo gramo. 

"Por lo general no comemos bien. Siempre cargo con mis latas de atún . Meto proteína y verduras. No como nada refinado. La comida chatarra es un lujo, mas no algo cotidiano". afirma Claudia López, otra modelo que ha estado en el gremio desde los cinco años. "Las modelos comemos. Comemos muchísimo".