La cantante británica Adele bajó 68 kilos (cerca de 148 libras) al someterse a una rigurosa dieta vegetariana y una rutina física.

La joven de 27 años saltó a la fama en 2008 con el lanzamiento de su primer disco "19". Desde entonces la prensa rosa la criticó por su condición física y la adicción al tabaco.

En solo dos años, la intérprete de "Someone Like You" ha bajado notablemente de peso y tiene un estilo de vida más saludable. 

Según la revista "People", ella dejó de consumir carnes, gaseosas, dulces y alimentos procesados. Solo consume verduras, hidratos de carbono, frutas, almendras, lácteos, legumbres y batidos, además agregó a la dieta las semillas de lino, chía y sésamo para bajar el colesterol y disminuir la grasa corporal.

"Me quité el cigarrillo y ahora hago pilates. Comencé a sentirme cada vez mejor, tanto física como anímicamente", señaló la cantante.