Un anuncio publicitario que protagoniza la modelo plus size, Ashley Graham, ha generado polémica en Estados Unidos al ser vetado por dos cadenas de televisión más grandes de ese país, la NBC y la ABC.

Las empresas lo consideraron "inapropiado" y por eso decidieron censurarlo.

Las imágenes del comercial de la marca de ropa interior "Lane Bryant" muestran a diferentes mujeres, todas de talles grandes, haciendo diferentes actividades.