El Instituto Médico Europeo de la Obesidad (IMEO) compartió las dietas que más sonaron el año pasado con el fin de ayudar a las personas que se proponen ponerse en régimen y bajar de peso, para que escojan el plan más adecuado.

Las dietas que hacen las celebridades no siempre son la mejor opción, aunque existen excepciones, así lo confirmó la última clasificación de Google España.

El ranquin avalado por el IMEO funciona como una guía para orientar a las personas que se someterán a una dieta durante este año. ​

El top 5 tienen en común lo siguiente: proponen una pérdida de peso moderada, fácil de mantener en el tiempo y sin efecto rebote; tienen en cuenta casi todos los grupos de alimentos, aunque restringen las cantidades; suelen especificar para quién están indicadas o qué cuestiones tratan (menopausia, vegetarianos, personas con sobrepeso, hipertensión o retención de líquidos) y ayudan a reeducar los hábitos alimentarios y a llevar una vida saludable.

1. Dieta de los días alternos 2.3.2.

Esta dieta divide la semana en 3 bloques: 2 días de régimen, 3 días de depuración y 2 días de alimentación normal. Los primeros dos días se pasan a régimen adaptado al biorritmo humano, donde prima la importancia del desayuno y, a la medida que se acerca la noche, disminuye la cantidad de la ingesta. Los hidratos de carbono se incorporan en el desayuno, la verdura y las proteínas en la comida y la cena se limita a caldo y un lácteo 0% de postre. Los días depurativos aseguran el aporte calórico indispensable, 800Kcal al día

El fin de semana se realiza alimentación normal permitiendo el consumo de legumbres, pasta, arroz o patatas en el menú, así como algún postre casero, vigilando las cantidades. 

2. Dieta Perricone

La dieta propone un cambio en el estilo de vida y la rutina alimenticia orientada a llevar una vida más sana con unas pautas generales en las que potenciar ciertos alimentos y reducir otros con el objetivo de frenar la inflamación y la oxidación de las células, responsables no sólo de la aparición de arrugas, sino de otro tipo de afecciones. En principio se pueden ingerir la gran mayoría de los alimentos, aunque prioriza en algunos para tomar diariamente, como el salmón fresco, los frutos del bosque, las verduras verdes (como el brócoli, las espinacas o los espárragos), el aceite de oliva virgen extra o la avena.

3. Dieta del ceviche 

Consiste en comer alimentos crudos sin cocinar, como ensaladas, leche de almendras, gazpacho, y mucho pescado crudo (ceviche). Un planteamiento algo excéntrico y radical, pero al analizarla en detalle pronosticamos grandes beneficios en un mundo donde nos rodean las grasas peligrosas, los aditivos, conservantes y otros químicos. Es recomendable que la fruta y la verdura se lave a conciencia para evitar el efecto nocivo de los pesticidas.

4. Dieta bioproteinada

Beneficiosa sobre todo en mujeres con menopausia en las que el consumo abundante de verduras no siempre permite obtener la pérdida de peso deseada. Debemos entender la dieta proteinada como una pauta en la que se limita el consumo de hidratos de carbono y se consume proteína, pero siempre sin sobrepasar las cantidades diarias recomendadas. Es decir, no consumimos más proteína de la debida, sino que restringimos ciertos hidratos de carbono de elevado índice glucémico y elegimos en qué momento del día consumir los carbohidratos permitidos y el resto del día lo cubrimos con proteína de alto valor biológico.

5. Dieta disociada

Se basa en una distribución adecuada de los alimentos a lo largo del día. La regla básica de la dieta es no mezclar el consumo de grasas, carbohidratos y proteínas. Estos sólo deben consumirse en pequeñas cantidades en la comida. La mayor parte de la ingesta de alimentos se debe basar en frutas y verduras y los azúcares refinados se han de sustituir por cereales integrales como la cebada, el trigo y la avena. Otra regla importante, es dejar un tiempo de 4 horas entre cada comida. La principal regla es no mezclar los alimentos ácidos y proteínas con carbohidratos.