La controversia en torno al magnate estadounidense Donald Trump, luego de sus expresiones despectivas hacia los inmigantes mexicanos, no se detienen, ya que más personas suman a denunciar el comportamiento del empresario.

Las denuncias más recientes provienen de la Miss Universo 2005, la canadiense Natalie Glebova.

La joven de 33 años, que actualmente se destaca en su país como empresaria, publicó en su página de Facebook un mensaje en el que se expresó a favor de que los certámenes mencionados fuesen televisados, luego de que Univision y NBC cancelaran su transmisión por sus respectivas señales.

Vamos a salvar estos concursos. Quisiera ver que esa tradición de que estos certámenes se vean en televisión, continuara. No permitamos que desaparezcan de la televisión por culpa de las expresiones llenas de odio de una persona. Yo espero que Trump pida disculpas por lo que dijo”.

Sin embargo, la bella canadiense aprovechó la oportunidad para revelar detalles de sus propias experiencias negativas con Trump durante su reinado.

Trump ha ofendido a millones de personas y está perjudicando a la organización de Miss Universe. Yo apoyo a la organización de Miss Univserse pero apoyo las expresiones racistas de su propietario. Trump no tiene que ver nada con la ganadora del concurso. Él solo escoge a algunas de las 15 semifinalistas y sí: ¡él es un racista! Lo primero que él me dijo después que gané fue: ‘No me gustan los rusos. La última reina rusa que tuvimos la botamos. Mucho gusto en conocerte’. Yo fui maltratada por Trump, pero me mantuve por la organización de Miss Universo”.

Las palabras eran particularmente ofensivas para Glebova, quien se mudó a Canadá con su familia siendo una niña, pero había nacido en Tuapse, Rusia. Cuando Trump hablaba de la reina rusa que había despedido se refería a Oxana Fedorova, Miss Universo 2002.