La tecnología portátil se ha orientado a monitorear nuestra salud personal - y ahora se aventura en el bienestar de nuestro medio ambiente.

AirBEAM es un gadget que hace un seguimiento en tiempo real del nivel de contaminación en nuestros barrios (específicamente, la cantidad de partículas finas (PM2.5) en el aire) y transmite los datos en línea a un mapa de acceso público. La consola portátil, que funciona con una aplicación de teléfono inteligente llamada AirCasting, se vende por 200 dólares después de una exitosa campaña de Kickstarter.

Metro habló con Michael Heimbinder, desarrollador estadounidense del gadget y fundador del grupo sin fines de lucro HabitatMap, para averiguar más sobre el dispositivo.

¿Qué te inspiró a crear este dispositivo?
- La contaminación del aire es un problema que está afectando todo el mundo. Fuentes estiman que la mala calidad del aire cuesta a los Estados Unidos por sí solo más de 78 mil millones dólares al año. Los impactos negativos de la contaminación del aire lo sitúan entre los peligros más graves y generalizados de salud humana en el mundo. Respirar aire sucio causa enfermedades crónicas como el asma y la bronquitis y contribuye a enfermedades terminales como el cáncer y enfermedades del corazón.

Mucha gente en realidad no lo ve como algo gravemente peligroso
- En efecto. A pesar del impacto real que la contaminación del aire tiene en nuestras vidas cotidianas, a menudo pasa desapercibido, ya que es en gran parte invisible. Además, dado que las redes de monitoreo de calidad del aire del gobierno son escasas, las mediciones de calidad del aire a disposición del público no se traducen en una evaluación precisa de la exposición personal.

¿Cuánto tiempo investigó antes de crear el AirBEAM?
- Más de tres años de investigación y desarrollo, además de seis prototipos. Y finalmente descubrimos cómo entregar al mercado un monitor de calidad del aire de bajo costo, portátil, preciso y de código abierto.

¿Cómo funciona el gadget AirBEAM?
- Utiliza un método de dispersión de luz para medir las partículas PM2.5. El aire es aspirado a través de una cámara de detección en el que la luz de una bombilla LED dispersa las partículas en la corriente de aire. Esta dispersión de la luz se registra por un detector y se convierte en una medida que estima el número de partículas en el aire. Vía Bluetooth, estas mediciones se comunican aproximadamente una vez por segundo con la aplicación AirCasting Android, que los mapea y convierte en gráficos con los datos en tiempo real en el teléfono inteligente. Al final de cada sesión de AirCasting, los datos recopilados se envían al sitio web de AirCasting, donde son comparado con datos de otros AirCasters para generar mapas de calor que indican en qué parte las concentraciones de PM2.5 son más altas y más bajas.

¿Qué es lo que esperan de personas que quieren probar el AirBEAM?
- Queremos que la gente tenga la información suficiente para cambiar el comportamiento acerca de cómo tratar con el aire. Esto ayudará a una futura reforma en la política de la calidad del mismo.