A finales del año pasado, el artista holandés Helmut Smits presentó al mundo un dispositivo capaz de convertir Coca-Cola en agua pura. Como parte de la exposición "El sentido del absurdo" presentado en la Semana del Diseño Holandés, el artefacto apareció en un principio como una extraña instalación de arte, pero en realidad se mostró como un fuerte crítica porque la intención era contar cómo es más fácil de conseguir agua potable de una lata de Coca-Cola que en algunas partes del mundo que sufren mucho con la escasez de la misma.


Aproximadamente una de cada nueve personas en el mundo no tienen acceso al agua potable, lo que significa que más de 780 millones de personas en la actualidad están sufriendo a causa de enfermedades relacionadas con el agua, especialmente en el mundo en vías de desarrollo, según la Organización Mundial de la Salud y UNICEF.

Y todo pareciera ir empeorando, ya que el cambio climático está afectando más y más a nuestro planeta, por lo que la escasez de agua parece inevitable. Entonces, con este escenario apocalíptico y sabiendo que el 96% del agua en la Tierra es salada, ¿por qué no aprovechar más recursos para desalinizar el agua? En verdad, ya han sido desarrollados algunos dispositivos para este propósito en los últimos años, pero han resultado ser demasiado costosos y no todos los países pueden pagarlos. Con eso en mente, el ingeniero mecánico holandés William Janssen ha desarrollado un gadget innovador que purifica cualquier tipo de agua con la ayuda de la energía solar: el Desolenator.

"Es puramente desalinización térmica a través de ebullición. Sólo necesitamos el sol para producir agua destilada calentándola en un colector solar y luego hirviéndola", explica Janssen. "Yo había estado pensando en paneles solares en techos para calentar el agua por un tiempo. También había estado pensando en integrar un panel fotovoltaico en ellos. Luego me mudé al Medio Oriente [Abu Dhabi] y pensé en usar esa combinación para la desalinización. Sin embargo, no sabía cómo se condensa el vapor de agua, hasta que se me ocurrió el intercambio de calor. Luego todo cayó en su lugar".

Agua para todos

Trabajando con un método único de destilación de agua, el gadget limpia el agua contaminada y es capaz de hacer lo mismo con el agua salada, más difícil de tratar, sin la necesidad de productos químicos o filtros. El Desolenator sólo tiene que ser calentado todos los días para que sus paneles solares fotovoltaicos tomen temperatura y luego la energía recibida, o bien es reflejada o se convierte en calor. El gadget lo captura para hacer su trabajo.

La idea es ayudar a alrededor de un millón de personas de aquí al 2020. "Ahora estamos en el período de prueba y nuestro objetivo es que sea lo más fiable posible. Nuestro objetivo es producir 15 litros de agua al día con la unidad más pequeña", dice el ingeniero. Queremos tener el producto listo para entrega a finales de año y entonces dirigirnos a todos los mercados que encontremos". Cuando preguntamos por qué no utilizamos más la energía solar para ayudarnos con cosas importantes como esta, el creador del Desolenator dice que todavía tenemos que acostumbrarnos y cree que su aplicación se acelerará pronto. Lo más importante para nosotros es seguir encontrando distintos caminos.

"Para las personas con acceso a agua contaminada o salinizada ofrecemos una solución", dice Janssen. "Para otros, tendremos que planificar de manera diferente. Tenemos que asegurarnos de que vamos a aprender cómo utilizar el agua con más sabiduría".

En la galería de fotos presentamos: 5 gadgets que también limpian el agua

Para leer la información desde un smartphone o tablet, seleccionen “ampliar galería” y después “mostrar texto”.