De acuerdo con el periódico español "El País", Yulong Zhang y Tao Wei, dos investigadores de la empresa FireEye, especialista en seguridad informática, demostraron que el sensor biométrico de los móviles con Android es vulnerable a los ataques de "hackers"

La prueba fue realizada con un HTC One Max y un Samsung Galaxy S5. ¿Cómo lo hicieron? Tomaron fotografía de las huellas dactilares. Estas imágenes las usaron como una referencia, ya que este tecnología "no reconoce por completo" esta marca, sino que busca repeticiones y cuando estas coinciden, la función se desbloquea.

De esta manera pudieron acceder a cualquier otro dispositivo y suplantar al dueño del móvil para usar su cuenta bancaria, aplicaciones, e incluso comprar en tiendas en línea como Amazon o eBay.

Los expertos concluyeron que el riesgo puede aumentar si este proceso se combina con otro programa que pueda obtener y enviar su información privada a terceros.

En estos ataques, los datos de las víctimas caen directamente en manos de los atacantes, de por vida, para siempre. Pueden usar las huellas dactilares para cualquier fin”, apuntó Zhang.

Las huellas dactilares son frecuentemente usadas para identificar a las personas en pasaportes, registros criminales, aduanas y hasta contratos. Ambos investigadores apuntaron que este modelo se puede extrapolar a los sensores de algunos ordenadores de gama alta.

En la galería de fotos les presentamos los ataques recientes y más sonados de ciberdelincuentes.  Para leer la información desde un "smartphone" o "tablet", seleccionen “ampliar galería” y después “mostrar texto”.